Ángeles

 

Puedo aún verte por aquí

arrastrando aquel pijama de hospital.

No doy crédito a tu fin.

El tiempo pasa, nadie es nada

 

y yo pensaba

que un ángel siempre escapa,

y al verte partir sin tus alas 

arrastras una parte de mí.

 

Me había vuelto a repetir

que la vida sigue en calma.

Como El maestro* fue a decir,

tras la parca se quedaban

 

y cantaban los pájaros,

pero aún callan

tras verte partir sin tus alas

y arrastras una parte de mí.

 

 

 

 

 

 

 

Puedo aún verte devenir

en tu seda de fantasma,

hasta perder el carmín

 

de la sonrisa más grata

 

y yo pensaba

que un ángel siempre escapa,

y al verte partir sin tus alas 

arrastras una parte de mí.

 

Sin alas me arrastras.

Nadie es nada al verte partir

sin más.                    

 

Yo pensaba

que un ángel siempre escapa,

y al verte partir sin tus alas 

arrastras una parte de mí.

 

 *”Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando” 

J.R. Jiménez. El viaje definitivo



 

¿Dónde vas,

Pequeña Suicida,

con tus alas de cera

hacia el sol?

 

Todo por ese pico de adrenalina

directo al corazón.

Cuanto mayor es el riesgo,

mucho mejor

 

 

 



EP  El mundo en la boca